26 de Marzo, 2019
Con Eucaristía presidida por monseñor Aós celebran Fiesta de la Anunciación

Un llamado a cuidar nuestra vida y la de los demás, especialmente de los más vulnerables, hizo el Administrador Apostólico de Santiago, monseñor Celestino Aós, la tarde de este lunes en la misa de la Fiesta de la Anunciación, celebrada en la Catedral Metropolitana y organizada por la Pastoral Familiar.

Por Natalia Castro
 

En su mensaje el nuevo pastor de la Arquidiócesis expresó: “Yo crecí en un pueblo donde las campanas al alba, al medio día y al atardecer invitaban a rezar el Ángelus, a recordar ese momento trascendental y hermoso en que el verbo se hizo carne en las entrañas de la Virgen María. Tenemos una y otra vez que volver a este misterio para considerar el regalo que es cada vida: La suya, la de las personas que están aquí en el templo, las de las que están aquí en la calle”.

Destacó además el carácter sagrado de la existencia: “Cada vida es un regalo de Dios, nos cuesta aceptar este misterio porque a veces nos sentimos incómodos quizá con nuestro propio cuerpo, incómodos con sentimientos o sensaciones que no quisiéramos tener, incómodos con nuestras dudas, con nuestras insatisfacciones, pero hay una realidad: Nuestra vida es santa, es sagrada y un día seremos transformados”, agregó.

En un segundo punto en el que quiso poner énfasis, se refirió a la necesidad de que además de cuidar nuestra propia vida, podamos preocuparnos de la de quienes nos rodean, diciendo que “nadie puede vivir la vida de otro. Sin embargo, somos responsables de la vida de los demás. Dios ha querido que para que vivamos una vida humana, creemos entre todos un clima donde se pueda respirar, donde se pueda estar bien, pero también un clima intelectual, afectivo, moral. Y eso depende de todos y por eso nadie puede quedarse contento, ni llamarse cristiano diciendo yo me preocupo de mí y que cada uno haga lo suyo. Dios nos encarga la vida de los demás”.

El mensaje de la Pastoral Familiar:


El diácono José Manuel Borgoño, quien encabeza la Pastoral Familiar, expresó: “La Anunciación nos muestra como el Señor hace participar a la Virgen de su plan de salvación y también a todos nosotros. También, esta festividad tiene que ver con la vida, nos recuerda la importancia de custodiarla y cómo este pequeño ser, que es Jesús, significó un cambio trascendental en este mundo”.

Por su parte, Mónica Undurraga, quiso destacar la presencia del nuevo Administrador Apostólico, monseñor Celestino Aós que aceptó la invitación a celebrar la misa: “Yo creo que nos sentimos realmente muy contentos porque vemos una disponibilidad completa de nuestro pastor. Asumió ayer y hoy nos acompaña en esta misa, que es una de sus primeras actividades públicas y que además nos recuerda el misterio de la Encarnación, una ocasión preciosa donde la Virgen nos enseña esta maravilla de decir si, el estar dispuesta”.

Fuente: Comunicaciones Santiago


Galerías Fotográficas

 
Catedral 1063, Piso 3 | Fono: 227 900 632 | E-mail: defam@iglesiadesantiago.cl